Idioma
“Mejorando Hábitos Alimenticios” es seleccionada por CONCAUSA

20 Diciembre ,2016


Este año PAVA continúa con proyectos que impulsan el liderazgo y el servicio comunitario a través del programa “Soy un líder y un agente de cambio para mi comunidad”, en donde participan estudiantes becados y promotoras comunitarias. 

Como resultado muchos estudiantes se destacaron y entre ellos 12 jóvenes participaron en el concurso juvenil CONCAUSA y 4 de ellos fueron seleccionados para representar a Guatemala en evento que se llevó a cabo en Santiago de Chile. 

El concurso CONCAUSA fue organizado por América Solidaria junto a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Oficina Regional del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y este año recibieron más de 200 propuestas provenientes de 17 países distintos, de los cuales solamente 15 iniciativas fueron finalmente seleccionadas. Un total de 60 jóvenes de distintos países, viajaron a Santiago de Chile donde participaron del Seminario Concausa y presentaron su propuesta en CEPAL el día sábado 26 de noviembre.

El proyecto busca crear una red de jóvenes interesados en un mejor futuro y comprometidos a construir un desarrollo sostenible para superar la pobreza infantil en América.

Los jóvenes que fueron seleccionados son Alva Cesilia Quex, Vannesa Sut , Raquel Sajvin y Erick Morales de la comunidad de Panimachavac en Tecpán, Chimaltenango. Su proyecto titulado “Mejorando Hábitos Alimenticios” busca mejorar los hábitos alimenticios en niños menores de 5 años al reducir el consumo de golosinas, comida chatarra y bebidas azucaradas. Ellos observaron que en su comunidad más del 64% de los niños menores de 5 años actualmente sufren de desnutrición, al no consumir suficientes proteínas ni vitaminas que ayuda en su crecimiento y desarrollo. Al notar esto, idearon una estrategia que busca adecuar el peso y talla de los chicos al orientar a las madres mediante charlas informativas y actividades educativas a consumir sus cosechas personales e introducir la papilla fortificada, hecha a partir de harina de  soya (incaparina) y huevo. 

Gracias al compromiso y dedicación de Alva, Vanessa, Raquel y Erik las comunidades empiezan a ver un cambio en los hábitos de las familias, quienes buscan una mejor alimentación para sus niños. Estos pequeños cambios verán grandes resultados en el desarrollo de la comunidad y en la vida de los niños. Debido a su eficacia, los jóvenes compartirán con otros estudiantes de otras partes del mundos sus experiencias y formaran parte de esta iniciativa que busca un crecimiento social colectivo. 

Todos los integrantes de PAVA y los habitantes de Panimachavac, felicitamos a los jóvenes por su excelente labor y gran compromiso que los hace ser agentes de cambio en sus comunidades y un ejemplo a seguir en todo el país.